12-

VOLVER A EMPEZAR

Las dos ventanas del reducido salón dejaban entrar los potentes rayos de sol del medio día, y el haz de luz que le daba directamente sobre la cara era . (Continuar)

 


Ingrid Ayala

Extensión:
6 Páginas

Fecha:18/05/06

 
 
Cerrar
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*